Ciencia y Salud

Último vídeo de VIVIR

Portada Ciencia Leche para 'runners'
Ciencia
Leche para 'runners'
( 12 Votos )
19.03.16 - JOSÉ MANUELLÓPEZNICOLÁS

¿Ha emitido la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria algún informe positivo sobre la ingesta oral de alimentos o suplementos ricos en sulfato de condroitina? No

Leche para 'runners'

 

El 'running' (previamente llamado 'footing' y en mis tiempos 'correr') está de moda. Cada vez más personas salen a hacer deporte por las calles de la ciudad, por el monte, por la playa o por cualquier espacio al aire libre. Solamente se necesitan unas zapatillas adecuadas, un pantalón y una camiseta. En teoría, y si se hace correctamente, es una práctica saludable y nuestro organismo la agradecerá. Pero no es oro todo lo que reluce alrededor del 'running'. Solamente hay que darse una vuelta por un centro comercial para observar la gran cantidad de productos que se venden prometiendo mejorar el rendimiento físico, aumentar la resistencia, prever lesiones, etc. Aunque algunos han demostrado científicamente su eficacia, otros no. Extraños suplementos deportivos, curiosas cintas milagrosas y, en los últimos tiempos, bebidas lácteas que se supone mejoran las articulaciones, retrasan la fatiga o ayudan a recuperar más rápidamente. Centrémonos en las bebidas lácteas articulares para deportistas.

La mayoría de estos derivados lácteos valen 3 veces más que un cartón de leche normal aunque no presentan diferencias significativas ni en su perfil nutricional ni en su valor calórico. Entonces, ¿a qué deben su elevado precio? En teoría a la presencia de tres ingredientes estrella: el colágeno, el ácido hialurónico y el sulfato de condroitina. Estudiemos su eficacia.

El colágeno es una proteína que representa más del 25 por ciento del total de las que forman parte del organismo de los mamíferos, lo que da una idea de su importancia. Es sintetizado endógenamente y, además, en la dieta podemos encontrarlo en alimentos como el pollo, el pescado, las carnes rojas, etc. El colágeno genera fibras muy resistentes y flexibles, las fibras colágenas, que forman parte de numerosos tejidos en nuestro cuerpo (articulaciones, huesos, piel, músculos y tendones). Estas propiedades del colágeno hacen que desempeñe una labor importante en los esfuerzos físicos llevados a cabo por deportistas y atletas profesionales. Toda actividad física provoca un desgaste del tejido cartilaginoso y esto afecta a las articulaciones provocando lesiones como tendinitis, artrosis, condromalacias y otras.

Una vez aclarado lo que es el colágeno, sus fuentes dietéticas y sus principales propiedades, toca hacerse la siguiente pregunta. ¿Sirve de algo añadir colágeno a una bebida láctea para mantener las articulaciones? Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, no. Un informe demoledor del Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos de la UE indica que no existe relación causa/efecto entre el consumo de colágeno y el mantenimiento de las articulaciones. Los estudios existentes en humanos no muestran efecto alguno y los realizados en animales no pueden extrapolarse a personas. Sigamos.

Otro de los 'ingredientes estrella' de las bebidas lácteas para proteger las articulaciones de los 'runners' es el ácido hialurónico, un polisacárido que presenta función estructural y que fue descubierto en 1934 en los laboratorios de oftalmología de la Universidad de Columbia (EE UU). Este ácido, constituido por cadenas de carbohidratos complejos (unos 50.000 disacáridos de N-acetilglucosamina y ácido glucurónico por molécula), presenta una textura muy viscosa y se encuentra en altas concentraciones en las articulaciones, los cartílagos y la piel. La industria agroalimentaria usa como fuentes principales las crestas de los gallos, la aleta de tiburón y el cordón umbilical.

Las mayores aplicaciones del ácido hialurónico las encontramos en el campo de la medicina, donde se suele emplear como material de relleno en cirugía y odontología estética. Su utilización destaca en el relleno y contorneado de los labios y pómulos, así como para alisar la frente y las marcas cutáneas. Para ello el ácido hialurónico se inyecta donde no hay músculo justo bajo la piel donde está la arruga.

Pero una cosa es inyectar ácido hialurónico y otra muy diferente consumir oralmente este compuesto. ¿Sirve para algo enriquecer una bebida láctea con ácido hialurónico? La respuesta es la misma que con el colágeno. Según el máximo organismo europeo de alimentación, el consumo de este compuestono ha demostrado tener efecto ni sobre el mantenimiento de las articulaciones ni tampoco evita la deshidratación de la piel como sugieren algunas casas comerciales. Pasemos al último ingrediente milagro de estas bebidas lácteas.

El sulfato de condroitina es un glucosaminoglucano sulfatado compuesto por una cadena de disacáridos de N-acetilgalactosamina y N-ácido glucurónico alternados. Es un importante componente de la mayoría de los tejidos de vertebrados e invertebrados y está presente principalmente en aquellos que poseen una gran matriz extracelular, como los que forman los tejidos conectivos del cuerpo, cartílago, piel, vasos sanguíneos, así como los ligamentos y los tendones. ¿Y qué función tiene? Aportar al cartílago propiedades mecánicas y elásticas, además de proporcionarle mucha de su resistencia a la compresión.

¿Ha emitido la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria algún informe positivo sobre la ingesta oral de alimentos o suplementos ricos en sulfato de condroitina? No. Incluso hay informes negativos que muestran cómo no hay evidencias que relacionen el consumo de productos ricos en este compuesto y la mejora de las articulaciones.

Una vez demostrado que no hay evidencias científicas sobre la eficacia de los principales ingredientes de muchos productos deportivos destinados a mejorar las articulaciones, llega el momento de hacerse la última pregunta. ¿Por qué se permite que se publiciten ciertas alegaciones saludables en algunas bebidas lácteas que cuestan el triple que un cartón de leche normal? Porque en realidad en el envase no se puede leer ninguna alegación saludable.

Los responsables de marketing son muy 'inteligentes'. Si se fijan en los envases, comprobarán cómo en ningún sitio aparecen alegaciones del tipo «fortalece sus huesos» o «ayuda a sus articulaciones». En el caso de aparecer sería ilegal, pero en su lugar podemos leer un nombre comercial relacionado con el deporte y el dibujo de una persona corriendo, de unas zapatillas de deporte o dos personas adultas en chándal... El resto queda para la imaginación del consumidor. La estrategia es clara: dar a entender que es un producto para deportistas que ayuda a las articulaciones, pero no decir en ningún sitio nada de eso. Blanco y en botella... como la leche.