Ciencia y Salud

Último vídeo de VIVIR

Portada Ciencia Nueve cosas que debería saber sobre el virus zika
Ciencia
Nueve cosas que debería saber sobre el virus zika
( 6 Votos )
06.02.16 - JOSÉ MANUELLÓPEZNICOLÁS

El cambio climático ha dado lugar a que determinadas especies puedan vivir en zonas donde hace no tantos años era impensable

Nueve cosas que debería saber sobre el virus zika

:: m. casal

Como dicen en nuestra tierra, «no hemos terminado de salir de una y ya entramos en otra». No han pasado ni quince días desde que la Organización Mundial de la Salud emitiera un comunicado con el que ponía fin al brote de ébola, cuando esta misma organización ha declarado emergencia mundial el brote del virus del zika. Por si fuera poco esta misma semana se ha detectado el primer caso de zika en la Región de Murcia disparándose las alarmas entre la población. Por todo ello en el artículo de hoy voy a contarles algunas cosas sobre este virus que creo es importante conocer.

¿Qué es zika?

1Zika es un virus que pertenece a la familia Flavivirus. Su nombre procede del bosque de Uganda en el que se descubrió por primera vez en 1947.

¿En qué zonas está presente zika?

2En 2014 el virus se propagó a través del Océano Pacífico hacia la Polinesia Francesa y hacia la Isla de Pascua. En 2015 llegó a América Central, el Caribe y América del sur, donde el brote epidémico del zika ha alcanzado niveles pandémicos. En Latinoamérica ya se han confirmado casos autóctonos en 25 países. Brasil y Colombia son los países más afectados con 1,5 millones y 20.000 casos, respectivamente.

¿Hay casos de zika en España?

3Sí. A la hora de escribir este artículo se habían detectado cuatro casos. Dos mujeres en Barcelona, un hombre en Valladolid y otro en Murcia. Todos ellos son casos importados. El hombre infectado por el virus zika en nuestra región contrajo la enfermedad en un viaje a su país de origen, Honduras.

¿Cómo se contagia?

4La forma más habitual de transmisión del virus zika es a través de picaduras de los mosquitos del tipo 'Aedes aegypti', pero también pueden actuar de vectores otras especies de Aedes, como el famoso mosquito tigre ('Aedes albopictus'). El mosquito 'Aedes aegypti' no se encuentra en nuestro continente pero sí encontramos el mosquito tigre. Por tanto es irresponsable afirmar que los europeos no tenemos ningún riesgo de contraer el virus del zika... Y menos en primavera y en la cuenca Mediterránea donde el mosquito tigre está muy presente. Por otra parte, el virus se ha detectado en sangre y semen de algunas personas sin síntomas, por lo que se sospecha que puede transmitirse por vía sanguínea (transfusiones) y vía sexual. De hecho el pasado martes las autoridades sanitarias del condado de Dallas (Texas) confirmaron un caso de contagio por transmisión sexual.

¿Es peligroso?

5Hay que dejar claro que la infección por el virus zika es leve y que la enfermedad muy raramente es mortal. Sin embargo, hay un tema preocupante. En el brote de 2013 en la Polinesia se relacionó el virus del zika con el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico autoinmune muy poco frecuente que puede llegar a causar parálisis. Ahora se ha relacionado en Brasil con la microcefalia infantil (niños que nacen con un tamaño de la cabeza reducido, retraso mental, etc.). Sin embargo, la correlación entre la infección por el virus del zika y estas patologías aún no está científicamente demostrada y son necesarios más estudios. Por eso, se ha recomendado una vigilancia y seguimiento extremo de los posibles casos en embarazadas y recién nacidos. Solamente en el caso de que se confirme la relación causal entre el virus y la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré, se puede considerar el problema con el virus Zika como muy serio.

¿Cómo podemos combatirlo?

6En estos momentos no hay tratamiento efectivo para luchar contra la enfermedad ni tampoco se ha descubierto una vacuna que nos proteja. Si lo hemos contraído lo que hay que hacer es tratar los síntomas de la enfermedad entre los cuales se encuentran el dolor muscular y de articulaciones, cefaleas, conjuntivitis, picos de fiebre y erupciones cutáneas. En el caso de aparecer estos síntomas (el 75% de los infectados no los presentan) el tratamiento es el habitual en un cuadro griposo. Ingerir mucha agua, descansar y tomar medicamentos de uso común contra el dolor y la fiebre.

¿Podemos prevenir la infección por zika?

7Sí. Al no existir cura lo mejor es evitar las picaduras de los mosquitos y la aparición de criaderos. Si nos encontramos en una zona de alto riesgo es imprescindible cubrir la piel con ropa de manga larga o pantalones. Por otra parte, se recomienda usar repelentes que contengan N,N-Dietil-meta-toluamida (DEET) y el uso en los hogares de mosquiteros impregnados con insecticida, ventanas selladas, etc.

¿Está justificada la alarma?

8Como indica el especialista Ignacio López Goñi, no hay ninguna razón para el pánico, pero eso no significa que haya que mirar hacia otro lado. En las condiciones actuales en España no existe posibilidad de epidemia pero hay que estar alerta. Cada vez es más frecuente ver enfermedades típicas de zonas muy concretas del planeta brotando en regiones muy alejadas de su país de origen. El cambio climático ha dado lugar a que determinadas especies puedan vivir en zonas donde hace no tantos años era impensable. Por otra parte, la movilidad geográfica es cada vez mayor y las enfermedades también viajan. Por todo ello, no hay que ser alarmista pero sí estar atento, reforzar barreras, mejorar condiciones sanitarias y activar protocolos.

¿Cuáles son los siguientes pasos en la lucha contra el virus zika?

9La decisión de la OMS de declarar emergencia mundial el brote del virus del zika traerá consecuencias positivas. De hecho, su Comité de Emergencias ya ha concluido que existen indicios suficientes como para acelerar la adopción de medidas y las labores de investigación. Lo primero que hay que hacer es conocer si existe relación entre el zika y la microcefalia. Será el primer paso para ganar la batalla al virus del zika. Desde luego no va a ser tarea fácil pero tampoco fue la del ébola y, al final, aunque con las debidas reservas, podemos decir que se ha conseguido. Los avances de la ciencia, como casi siempre, tendrá la última palabra.